Centro de Nutrición Laura Jorge

Conoce todo lo que podemos hacer por ti en nuestro centro, te ayudaremos a mejorar y llevar un estilo de vida saludable.
Horario
Lunes - Viernes 10:00-14:00 y 16:00-20:00
Llámanos al 663 22 09 24
Encuéntranos en Carrer de Fontanars dels Alforins, 51. Valencia.

Lunes - Viernes 10:00-14:00 y 16:00-20:00

663 22 09 24

Carrer de Fontanars dels Alforins, 51. Valencia.

Top
Mi experiencia en la Media Maratón de Barcelona 2020 -
fade
4250
post-template-default,single,single-post,postid-4250,single-format-standard,mkdf-bmi-calculator-1.1,mkd-core-1.3,wellspring child theme-child-ver-1.0.0,wellspring-ver-2.3,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-sticky-header-on-scroll-down-up,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-default,mkdf-search-dropdown,mkdf-side-menu-slide-with-content,mkdf-width-470,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Media Maratón

Mi experiencia en la Media Maratón de Barcelona 2020

El pasado fin de semana tuvo lugar la Media Maratón de Barcelona y, como muchos de vosotros me preguntasteis, me he animado a contaros mi experiencia.

Llevo corriendo unos 5 años aproximadamente y, si alguien me cuenta hace unos años de todo lo que iba a ser capaz de correr no me lo habría creído. Empecé andando, como todos, pero poco a poco fui ganando más resistencia, aun así, ¡me costaba mucho aguantar más de 30 minutos corriendo!

Las carreras se volvieron mi salvación, disfrutar del buen ambiente y tomarme más en serio los entrenamientos han sido clave para mi paz mental. Correr es mi vía de escape para esos días de máximo estrés.

Pero, cuando quieres dar el salto de pequeñas carreras a mayor distancia como es un medio maratón, debes saber que requiere de mayor tiempo y constancia. Algo que para la media maratón de Valencia yo no tenía, ya que, es cuando más volumen de trabajo hay en el Centro de Nutrición Laura Jorge, por lo que, tomé la decisión de buscar otro objetivo y decidí correr la media maratón de Barcelona en febrero.

Aproveché las vacaciones navideñas para entrenar más y, a pesar de que las múltiples cenas de navidad y comilonas me acechaban, me mantenía a raja tabla comiendo sano y adaptando mi alimentación a los entrenamientos. Eso sí, los días puntuales de navidad comía lo que todos comían, pero, aprovechaba y hacía más ejercicio, ya sea correr o bici.

De vuelta a la rutina después de las navidades, no tenía otra opción que entrenar o a las 7 de la mañana o a las 9 de la noche en pleno invierno y con mucha humedad. Pero, al final, cuando quieres algo no importa el momento, cuando las ganas te faltan, entra a jugar la motivación.

En cuanto a alimentación, me centraba en comer más ligero los días de descanso o entrenamientos suaves y, aumentar la cantidad de hidratos para los días de series y rodajes largos. Es muy importante ensayar el desayuno y la cena de antes de la carrera para no improvisar el día de la competición.

Tristemente, dos semanas antes de la carrera, ¡me hice daño en el tendón de Aquiles!, las cargas de entrenamientos me estaban pasando factura. Inmediatamente, acudí al fisioterapeuta para que me dijera qué hacer y, su recomendación fue parar de forma activa, es decir, nada de correr pero si bicicleta o deportes que no implicasen impacto. Sin casi correr, pero cuidando mucho la alimentación y los descansos, pude llegar a la carrera en las mejores condiciones. Eso sí, conmigo llevaba la incertidumbre de que volvieran los dolores y tuviera que parar, pero, mis ganas y esperanzas estaban puesta en la salida de meta de las calles de Barcelona. Correr en una ciudad distinta a la tuya y, con el apoyo de tus familiares y amigos, hicieron que mi mente estuviera centrada en saber que el entrenamiento ya lo había hecho y, que solo quedaba confiar en mi misma.

A pesar de que los dolores aparecieron en el km 4, decidí continuar y aguantar mientras el dolor no fuera a más. Cuando vi que iba en el km 15 y que solo quedaban 6 km, sabía que ya la tenía, que no iba a abandonar pese a que el dolor no se iba. En el último km, con la gente apoyando y de fondo la Sagrada Familia, se me fue el dolor y solo pensaba en llegar, ni si quiera vi el tiempo. Llegando a meta me emocioné tanto que, incluso no podía respirar, pero una vez que crucé la meta vi que lo había conseguido. Pude bajar de las 2h, un tiempo que hacía tiempo no conseguía hacer.

Todo esto me ha servido de experiencia para valorar la importante de hacer bien las cosas, llevar una buena alimentación, escuchar mi cuerpo, saber parar cuando toca y hacer caso al fisioterapeuta. Estas fueron las claves para conseguir mi objetivo. Ahora solo me queda pensar en mis nuevos objetivos y en seguir dando guerra en este maravilloso mundo del running.

Nos vemos pronto.

Carolina Navarrete