Perder peso sin dietas milagro

Empezamos temporada de las temidas dietasmilagro“, y por ello este nuevo artículo de la sección de los motivadores de la mano de José Antonio. ¡Perder peso sin dietas milagro! José Antonio os cuenta cómo lo ha vivido, los kilos que ha perdido…y lo más importante: que ha aprendido a comer y adaptar su alimentación al deporte que practica.

La finalidad como ya os comenté de esta sección/“mini- entrevista” es la de motivar a todo el mundo a que cuide su alimentación, y que luche por sus objetivos.

Cuidar de tu alimentación, es cuidar de tu salud. ¡No lo olvides!

 

¿Por qué decidiste ponerte en manos de un nutricionista?

Desde bien pequeño he sido un poco regordete y aunque me obligaban a hacer ejercicio, como no era de mi agrado, me costaba perder peso. En la adolescencia empecé con el taekwondo y conseguí controlarme un poco. De los 18 a los 24 entrené fitness y musculación llegando a ser monitor de spininng donde sí seguía una dieta hiperproteica y podía controlar mi peso.

El problema me surgió de nuevo al empezar a trabajar. Ya no entrenaba todos los días, y fui perdiendo masa muscular y aumentando grasa.

Nunca me he separado mucho del deporte, pero me frustraba la sensación de hacer ejercicio y no poder bajar de 100 kg. Daba igual lo que hiciera, y aun a pesar de hacer 5 y 6 clases de spinning a la semana mi peso no bajaba.

El cambio de chip surge en agosto de 2016 cuando viendo que necesitaba la talla de camisa más grande de la sección de caballeros y con 39 años recién cumplidos decidí que no iba a entrar en los 40 con estas condiciones. Así pues, decidí empezar durante mis vacaciones a asistir a diario a un gimnasio, y con un par de meses de entrenamiento empezar a buscar un nutricionista que me ayudara. Y fue, cuando en Diciembre de 2016 conocí a Laura, que ha cambiado mi vida.

¿En qué ha cambiado tu vida desde entonces?

Mi vida ha cambiado en todo. He aprendido a hacer deporte, empecé haciendo solo 45 minutos de alta intensidad en spinning y lo más importante he aprendido a controlar mi dieta, ajustándola a las necesidades del ejercicio. La única pega (vendita pega!! ;)) es que no me vale casi nada de la ropa que tenía en Diciembre, desde entonces he pasado de una talla de  pantalón 54 a una 42, y en camisas de una 6 a una 4.

La gente no se lo cree, y tengo conocidos que ni me reconocen!!

¿Recomendarías a todo el mundo el cambio de hábitos y aprender a cuidar de su alimentación?

¡Claro que lo recomiendo! Nuestra vida y trabajo sedentarios hacen que no podamos quemar todo lo que ingerimos. Si no somos capaces de controlar nuestra dieta y adaptarnos, acabaremos con problemas médicos en un futuro.

Desde aquí, darte la enhorabuena por tu cambio de hábitos y de vida.

¿Quién más se anima? ¿ Te atreves a dar el cambio?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *